22/1/16

La FSC contra la represión política y social


La escalada represiva por parte del régimen en nuestro país está alcanzando cotas extremadamente alarmantes. Hay más de 300 trabajadores procesados por ejercer el derecho legítimo, conquistado por la Clase Obrera, a la huelga. Uno de los casos más preocupantes es el de los ocho sindicalistas de Airbús, a los que el fiscal pide una pena de ocho años para cada uno por el “delito” de encabezar una huelga en defensa de los intereses propios y de todos sus compañeros.

Otros casos sangrantes son los de los mineros de Cerredo, el de Manuel Molero, condenado a 5 años por manifestarse, el de Alfón, víctima de un burdo montaje policial, condenado a 4 años de prisión por participar activamente en la huelga general del 14-N de 2012. Están también los numerosos encausados y multados por tratar de impedir desahucios de familias trabajadoras.

Todos ellos, independientemente de las siglas de las organizaciones en que militen son HERMANOS DE CLASE  y merecen la solidaridad de todos los trabajadores, porque además forman parte de esa vanguardia que está a la cabeza de las luchas por los derechos de todos nosotros.

El Régimen, con todos sus aparatos, demuestra una vez más a qué clase social sirve, como su función principal es la represión de los trabajadores, especialmente de sus elementos más avanzados. Este comportamiento represivo demuestra también que a lo que realmente tiene miedo el enemigo de clase es a la movilización de los trabajadores y a su principal arma: la HUELGA.

Sin embargo, la respuesta a esta brutal ofensiva no está ni muchísimo menos a la altura de las circunstancias. No esperamos nada de las cúpulas corruptas de los “sindicatos” del Régimen, ellos hace tiempo que se han vendido al enemigo de clase y han traicionado a los trabajadores, convirtiéndose de hecho en un aparato mas del Estado capitalista. Pero tampoco las organizaciones que nos reclamamos del sindicalismo de clase estamos a la altura. 

No bastan los comunicados de solidaridad, es necesario ORGANIZAR la resistencia, si no acabarán aplastándonos.

Desde la Federación Sindical de Clase exigimos la inmediata retirada de cargos o la liberación inmediata de todos los represaliados por actividades sindicales, sociales o políticas. Volvemos a proponer también una respuesta unida mediante una COORDINACIÓN PERMANENTE de todas aquellas organizaciones políticas, sociales y sindicales que se reclaman del movimiento obrero y popular para hacer frente en la práctica a todos los casos de represión individual o colectiva contra los trabajadores.

¡Por el derecho a la huelga!

¡Contra la represión a los trabajadores!

¡Organización y lucha de la Clase Obrera!
Leer el resto del artículo

17/12/15

Esperpento nazi en Ucrania

Leer el resto del artículo

15/12/15

Homs, Ciudad Liberada

Los últimos terroristas de la OTAN han abandonado Homs. El Pueblo, junto a su ejército, celebran la victoria.
Leer el resto del artículo

13/12/15

El Campo de Concentración olvidado

video

Leer el resto del artículo

27/10/15

Molero Libertad



Hemos recibido esta nota de los compañeros de Málaga. Un caso más, especialmente grave, de represión política y sindical de esta Dictadura Capitalista corrupta

Saludos compañerxs. Nos ponemos en contacto con vosotrxs para pediros difusión sobre el caso de nuestro compañero de Málaga, Francisco Molero.

Fue detenido durante la concentración de "rodea el congreso" del 25 de Abril de 2013 por, según ellxs, lanzar piedras a la policía. Ha sido condenado a 5 años de prisión, además de tener que pagar una responsabilidad civil de más de 16.000 euros. Por si esto no fuera suficiente, todavía tiene pendiente la sentencia por el caso del Mercadona (Molero es miembro del SAT) y de no pagar la responsabilidad civil este último caso podría aumentar su condena.

Pronto se publicará un comunicado que se podrá difundir. Este correo y la información que incluye es únicamente para informar un poco sobre el caso y pedir difusión. 

Gracias.

#MoleroLibertad #PresxsPolíticxsLibertad
Leer el resto del artículo

6/10/15

El día que Occidente prefiere olvidar

La OTAN pretende reescribir la Historia. Para ese bloque militar, la Segunda Guerra Mundial no fue un conflicto interno del capitalismo sino una lucha gloriosa de la democracia en contra del nazismo. Por ello, la Unión Soviética no pudo haber jugado un papel importante en el conflicto. Todo lo contrario, nos dicen que el régimen de Stalin mantuvo la más larga alianza posible con el Mal. Pero esa propaganda no coincide con los hechos.
JPEG - 25.2 KB
El 6 de diciembre de 1938, el ministro de Relaciones Exteriores del Reich Joachim Ribbentrop firmó la Declaración de amistad entre Francia y Alemania con su homólogo francés Georges Bonnet.
¿Cúantas veces ha escuchado usted que el pacto de no agresión entre la Alemania nazi y la Unión Soviética se firmó el 23 de agosto de 1939? Ese día, Adolf Hitler y Josef Stalin, iguales como dos gotas de agua, dividieron el este de Europa desde el Báltico hasta el Mar Negro. Con ello se iniciaba la Segunda Guerra Mundial. Stalin apuñaló por la espalda a Gran Bretaña y Francia, las llamadas democracias occidentales, que en realidad eran los dos imperios coloniales más grandes del mundo.

No olvide usted la fecha, pues aparte de las numerosas referencias que se hacen a ella constantemente, a través de los medios de información masiva, ese día es hoy conocido como el «Día Europeo de Conmemoración de las Víctimas del Estalinismo y el Nazismo». En 2008, el Parlamento Europeo anunció la brillante idea de crear «un día digno e imparcial para recordar a las víctimas de todos los regímenes totalitarios y autoritarios». Esa fecha se ha conmemorado anualmente desde 2009. Varios grupos políticos de centro-derecha dentro del Parlamento Europeo, junto con la OTAN (léase Estados Unidos) y la Asamblea Parlamentaria, grupos que generaron o respaldaron la idea. No es por mera coincidencia que, en 2009, la Organización para la Seguridad y Cooperación Europea (OSCE) y durante la reunión en Lituania, también se haya aprobado una resolución «equiparando la participación de la URSS y la Alemania nazi en el inicio de la Segunda Guerra Mundial». La resolución de la OSCE, no tiene ninguna relación en absoluto con lo que realmente sucedió durante los años 1930. Su objetivo es “reescribir” la historia. Está claro que toda esta reestructuración política tiene otro propósito: atacar a la Federación Rusa y a Vladimir Putin, blanco de los rusófobos occidentales.

Leer el resto del artículo

24/9/15